¿Eres consciente de lo bueno que eres?

Entrena la AUTOCONFIANZA

La autoconfianza tiene dos problemillas… Por un lado, se confunde mucho en nuestro día a día.

Es muy común ver a entrenadores y deportistas hablar de una “falta de autoconfianza” (o de sus primos: la autoestima y el autoconcepto), cuando en realidad se está hablando de otras variables, como puede ser la motivación y la concentración. Por otro, no se le dedica tiempo efectivo para trabajarla, se presupone que el deportista ha de tener esta variable psicológica muy alta, pero sin incluirlo en el plan de entrenamiento semanal.

“La autoconfianza siempre se puede mejorar, si se le dedica tiempo para entrenarla”

Sin embargo, estamos todos de acuerdo de que una buena autoconfianza siempre va a ayudar a que el deportista y entrenador consigáis vuestro Máximo Rendimiento. ¿Qué es entonces la autoconfianza?

Esta variable psicológica se refiere fundamentalmente a dos conceptos. Primero, para tener una buena autoconfianza necesitamos conocer nuestros puntos fuertes. Segundo, tenemos que confiar en que esos puntos fuertes son suficientes, si los sé usar bien, para afrontar el reto que tengo delante. Por ejemplo: un punto fuerte puede ser que sé romper muy bien los agarres, y confío en ello para el combate que tengo en un rato.

“Sólo con creerte que puedes, no te garantiza que podrás, has de saber primero CÓMO podrás”

Tenemos sin embargo varios enemigos de la autoconfianza, para los que hay que hacer frente:

Enemigo 1: circunstancias externas. En una competición, con todo lo que ocurre a su alrededor (ver a los rivales, el peso, esos nervios, el calentamiento, imprevistos…), es normal que el foco de atención de un judoka esté en cualquier sitio menos en recordar sus herramientas técnicas, físicas, psicológicas y tácticas. Para luchar contra este enemigo, hay que tener bien apuntados los puntos fuertes del judoka, para que podamos en 1min echarle un vistazo y recordarlos.

Enemigo 2: falsa modestia. Socialmente está mal visto el hablar de “lo bueno que soy”. Queda raro decir “tengo probablemente el mejor físico de la competición”. Hay que romper con este freno, con esta concepción que nos impide hacer una radiografía real de nuestras herramientas. Para luchar contra este enemigo están los hechos, es momento de tirar de memoria y recordar cuando cada punto fuerte, realmente nos sirvió.

Enemigo 3: me creo demasiado bueno. El polo opuesto al enemigo anterior lo encontramos cuando nos pensamos que somos mucho mejore de lo que realmente somos, con una visión ingenua de nuestras fortalezas, que están alejadas de la realidad.

“Para saber lo bueno que eres, primero has de conocer y probar una a una tus fortalezas”

Para luchar contra este enemigo, recomendamos lo mismo, tirar de memoria, evaluar las fortalezas para ver si realmente lo fueron.

Como veis, esta variable psicológica, como todas, siempre es susceptible de mejorarse con trabajo. Por ello, y siempre en la búsqueda del Máximo Rendimiento, recomendamos que incluyáis en vuestra programación (tanto si sois entrenadores o deportistas) un tiempo específico para trabajar la autoconfianza. ¿Realmente eres consciente de lo bueno que eres?

Apúntate a Nuestra Newsletter

¿Quieres recibir nuestro blog, noticias y demás?

Contacto

Si no recibes el boletín, los webinars y demás, no dudes en escribirnos.

We use cookies to improve your experience and to help us understand how you use our site. Please refer to our cookie notice and privacy policy for more information regarding cookies and other third-party tracking that may be enabled.

Intuit Mailchimp logo
Facebook icon
Instagram icon
Website icon
Email icon
YouTube icon
LinkedIn icon

© 2021 NowSai Sport Academy